Alternativas a la muerte y nuevos personajes

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

A muchos  directores de juego, sino a todos, les preocupa la muerte de los personajes de sus jugadores o como introducir nuevos personajes en una campaña ya comenzada. No es algo baladí pues ejecutar mal una de estas dos posibilidades puede romper la coherencia del juego. También es verdad que hay a jugadores que esto les preocupa más menos qué más, en cuyo caso no hay problema.

La muerte suele ser un problema por muchos motivos. La muerte de todos los personajes suele acabar con el fin de la campaña y si esta es una de esas historias largas y épicas que mola jugar, terminar con todos los personajes muertos y sin posibilidad de continuar no gusta a nadie.

La muerte también nos priva de continuar jugando con nuestros queridos personajes con los que tantas batallas o penurias hemos pasado. Nos priva la posibilidad de seguir desarrollando al personaje y nos frustra. En ocasiones, los lazos que hemos establecido con el personaje son tan intensos que sentimos tristeza. Si, a pesar de que nuestros personajes sean ficticios existe esa posibilidad.

La muerte puede dejar cojo un grupo de juego. Perder al pícaro en medio de un dungeon enorme, aporta un puñado de papeletas para que el grupo entero no salga con vida de la aventura.

Y por último, pero no menos importante, impide que un jugador, posiblemente amigo, pueda seguir jugando con nosotros.

Hay muchas formas de afrontar esto. Desde a los que no les importa y si mueren los personajes se continúa con los que quedan hasta aquellos que utilizan los trucos de ilusión para ir salvando a los personajes para finalizar la aventura completa sin que los jugadores se enteren.

Cualquier forma en la que afrontemos estas situaciones o posibilidades es lícita, pero es fundamental que sepamos como desenvolvernos en estas situaciones.

Si lo que nos preocupa es la muerte de los personajes y estamos decididos a evitarla para continuar las partidas, pero en cambio no queremos hacer trampas trucando los resultados de los dados y facilitando las cosas a los jugadores tenemos que saber que hay alternativas a la muerte de los personajes. La muerte es solo una de las posibilidades y no siempre la peor. Sin embargo, es la que nos impide que continuemos el juego. Si esto es un problema, usemos alternativas.

Si los personajes son atacados por bandidos en una ciudad o trasgos en el bosque y uno o más personajes mueren, no los mates directamente. A mucha gente le moleste (DJ incluso) que sus personajes mueren en combates “menores” porque evita la epicidad o el drama de combates más importantes. En esos casos, haz que los personajes acaben inconscientes, con lesiones graves que les impidan continuar de inmediato, etc.

Matar en medio de una ciudad puede traer muchos problemas, así que los ladrones se cuidaran de matar sin ton ni son, mejor dejar inconsciente de una paliza y robar a los cuerpos inconscientes. Hazle eso a un grupo y haz que despierten sin su dinero, armas, armaduras, botas… y a partir de ahí, que se busquen la vida para continuar.

Si las mecánicas de juego no usan puntos de vida (es uno de los conceptos que más facilita no matar a los PJ), haz que tenga heridas serias y sea un impedimento para el resto del grupo de personajes.

Si todo el grupo acaba “muerto” que despierten sin sus objetos personales y cuando se pregunten unos a otros que tal están, que se den cuenta de que falta uno o dos de ellos. Esos trasgos que los atacaron, huyeron a causa de la aparición de algo que los sorprendió (un dragón volando, la caballería del reino que se acercaba al galope, etc.) y tras saquear rápidamente a los cuerpos, optaron por secuestrar a uno de los PJ para venderlo como esclavo o usarlo como trabajador en la s minas. De repente su misión actual pierde interés y tienen que rescatar a su compañero en una aventura no contemplada hasta ese momento. El secuestro de uno de los PJ se puede realizar incluso si no todos los PJ caen en combate con idénticos resultados.

La idea es crear un problema añadido a la aventura en lugar de la muerte de los PJ y perder el miedo a que los personajes mueren en combates considerados menos importantes y dramáticos. Lo importante es crear una experiencia intensa y adecuada a la aventura.

Esta opción te evitar trampear las reglas, las tiradas y le das al juego una mayor intensidad.

Puedes hacerlo en muchas ocasiones, incluso con monstruos grandes, siempre que guarde coherencia con la existencia de la criatura.

Si la muerte de uno de los personajes es inevitable o simplemente no queremos  evitarla, porque nos parece que estamos haciendo trampas o porque nuestra religión nos lo impide, no nos queda otra alternativa que sacar un personaje nuevo si queremos que el jugador continúe en el grupo. También existe la opción de que no queremos que continúe, pero queda un poco (bastante) feo por nuestra parte siendo que existe la posibilidad.

Introducir un nuevo personaje no tiene por que ser algo inmediato. Yo no suelo meter nuevos personajes en medio de la exploración de un dungeon, pero sí adaptar o crear oportunidades cuando  hay momentos de relax.

Los mejores sitios para que aparezcan nuevos personajes son los asentamientos, sobre todo si los personajes pertenecen a algún tipo de cofradía, grupo o facción o usan un lugar como sede. Allí los personajes que quedan pueden buscar a aventureros, mercenarios o voluntarios que los acompañen a sus aventuras.

Si los personajes no tienen esa iniciativa, el DJ puede crear las oportunidades o forzarlas. Por ejemplo que el nuevo personaje pida trabajo como arriero para transportar la carga, o como guardaespaldas para uno de los personajes, incluso como paje o guía. Los personajes deberían de “facilitar” un poco esta situación inicialmente y con el tiempo, el nuevo personaje podría pedir formar parte del grupo tras alguna especie de prueba o demostrar sus habilidades.

Otra posibilidad es que el nuevo personaje sea encontrado. Esto es sencillo de hacer en exploraciones en exteriores, pero no es imposible hacerlo en interiores.

Los personajes viajan por el bosque y oyen el ruido de batalla, ven a un motero luchando con varios saqueadores, en el centro de varios cadáveres mezcla de saqueadores y moteros. Es el único de su banda y viaja en la misma dirección que los personajes. El trayecto hacia el lugar del viaje les permite crear una conexión y continuar juntos en sus aventuras.

Es posible que ese personaje aparezca encerrado en una habitación de la casa que han allanado cuando los personajes se infiltran en el cuartel corporativo de la empresa Cybertronic. El nuevo personaje fue capturado por alguna razón y creía que eran los guardias coraceros para darle finiquito. Esta misma situación puede darse  al continuar la exploración del dungeon donde murió el otro personaje. Al menos si se hace una vez, usar este recurso continuamente quedaría sospechoso y muy forzado, pero una vez ¿por qué no?

Nuestra nave espacial ha sido abordada por raiders caníbales y hemos logrado expulsarlos a costa de uno o más compañeros. Curiosamente, al registrar la nave en busca de algún raider oculto, hemos encontrado a un polizón que se debió esconder en nuestro embarque en el planeta Gante.

La idea de crear o adaptar las posibilidades que tenemos a mano. Lo mejor es que la introducción del nuevo personaje no sea forzado, por ejemplo que sean los personajes supervivientes los que busquen reemplazar a los caídos. Una nave podría necesitar un nuevo médico, mecánico, piloto; un grupo de aventureros podría necesitar un sabio, mago, otro guerrero, un pícaro; un comando a las órdenes de la marina real encontrará reemplazo cuando llegue a la base, etc.

Lo importante es que la aparición del nuevo personaje sea coherente con la situación y no muy  forzado. Es posible que la aparición del personaje solo sea temporal, hasta recuperar un personaje herido anterior (o secuestrado).

También es muy importante que los jugadores con personajes supervivientes faciliten la introducción al nuevo personaje. Recordemos que todos vamos a divertirnos y que aunque los personajes se lleven mal o no se conozcan, los jugadores son nuestros amigos o simplemente personas a las que hay que tener respeto.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Funs Athal

Jugador de rol desde los 13 años, y electricista de profesión, así que soy algo así como un Electricista aventurero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *